Marrakech

fna

Viajar a Marrakech es una experiencia un poco peculiar. Ahora está de moda y llegando allí es posible comprobar como la ciudad se ha adaptado a las exigencias turísticas… Salgo con un vuelo low cost desde Sevilla que me costó 50 euros ida y vuelta. Llego a las 19.45 cambio algo de dinero en el puesto de cambio del aeropuerto (luego podéis sacar dinero con tarjeta desde cualquier cajero con una tasa de 4,50 euro para cada retirada de efectivo) y aconsejo a cualquier viajero de coger el autobús especial para el centro al sitio del taxi, ya que meter un pie en Marrakech significa estar constantemente rodeados de personas que intentan sacarte dinero. El autobús es circular así que hay durante todo el día cada media hora y es mucho más barato que el taxi. Es posible sacar un ticket con vuelta abierta para cuando hay que regresar al aeropuerto y sale 50 dirham que son más o menos 5 euros. Si se prefiere coger un taxi no tiene que pasar de 40 dirham el trayecto la plaza principal que se llama Place Jemaâ Él Fna. Son muy insistentes pero si uno mantiene el precio y no cede al final lo consigue ya que sería más o menos lo que se cobraría normalmente. Ante de meterse en la ciudad hay que concienciarse de que desde el momento que uno mete el pie e una calle marroquíes todo el mundo va a intentar sacarte dinero como sea, vendiéndote de todo y subiéndote los precios de forma absurda así que hay que estar bien atentos a no caer en el juego. Ellos saben perfectamente,  sobretodo en una ciudad como Marrakech, que es súper turística, que los occidentales no estamos  acostumbrados a regatear, normalmente vamos a una tienda y los precios están puesto en los productos y a nadie se le ocurre ir a la caja y bajar el pecio. Pues allí no hay ningún precio puesto y como mínimo a preguntar cuanto vale algo, te dicen que vale tres veces más. La forma para comprobar si el precio e s más o meno correcto es renunciar y marcharse, si el vendedor te sigue y te lo vende al último precio que tu has dicho entonces ese es más o menos el justo precio. Esto es muy importante ya que condicionará toda vuestra estancia en este país. Hay que intentar no irritarse y no hacer caso a todas la personas que te paran en la calle haciéndote a veces el sordo, porque si no es una pesadilla. Bueno dicho esto, una vez llegada a la plaza, me encuentro con muchísimas personas en la calle, motos, bicis y caballos circulando en medio de la plaza y montones de puestos de venta de comida o adestradores de serpientes, niños, mujeres pintando manos y varios puestos de venta de zumo de naranja. En un primer momento la sensación es un poco rara y también hay que ser consciente de que si vamos con una mochila o una maleta se nos van a acercar muchísima personas que quieren ser guías y si que te des cuenta te llevan a hostales o tiendas donde les pagan una comisión o directamente te piden dinero a ti por haberte llevado. Yo aconsejo bajar de autobús decir no a todo el mundo y seguir hacía la plaza. Yo tuve la suerte de poder viajar en baja temporada precisamente desde el 17 hasta 22 de diciembre y hay que decir que ha sido lo mejor porque en navidad, fin de año o semana santa es un lio completo. Si podéis viajar como yo en baja temporada aconsejo no reservar ningún hostal, que allí se llama Riad, porque en la medina hay miles y es mejor ver la ubicación real desde allí ya que es muy difícil guiarse a través de internet. Yo hice el error de reservar las primeras dos noches con la pagina web de reserva más famosa que hay, pero al final una vez llegada allí no pude llegar al Riad ya que estaba muy lejos de la plaza y había que recorrer calles bastantes peligrosas para llegar. Así que al final me metí en el primer Riad que vi a 2 metros de la Plaza se llama Hotel Cecil pero no es un hotel es un Riad limpio y tranquilo con desayuno buenísimo incluido y personal cordial. Me gasté 25 euros la habitación doble ósea si sois dos son 12.50 euros cada uno.  Si buscáis el mismo Riad en internet sale más caro así que aconsejo  hacer todo allí. Ya con alojamiento empiezo a mirar el mapa a ver que hay.

cestas

Una vez allí no hay problemas para conseguir información sobre lo que hay que ver, así que os aconsejo de visitar los sitios de principal interés ya que muestran la tradición arquitectónica y artística del lugar como La Koutobia muy cerca de la plaza, Le Tombeaux aux Saädiens que están en el barrio judío, aquí se puede aprovechar para comer en los puestos de pinchos que son verdaderamente fenomenales, porque con 5 euros puede comer 12 pinchos de  pollo y ternera bebida incluida y pan. pinchos cerca

Siempre en esa misma calle hay un museo artesanal donde venden muebles marroquís estupendos y se puede ver artesanos trabajando. Otra parada obligatoria es La Medersa Ben- Youssef que es una escuela antigua donde hay muestra de la fascinante arquitectura marroquí al igual que el Palaias de la Bahia. A parte de los monumentos hay los jardines y la parte más autentica de Marrakech el Souk (Zoco). Se trata de la zona de los comerciantes donde te puedes perder en las laberínticas calles y donde puedes comprar lo que quieras.

zoco 2

Hay que decir que existe una zona más turística, claramente más ordenada y sin trafico y una más autentica donde circulan motos de por medio y se puede encontrar cualquier tipo de tienda. A mi personalmente me gusta más la zona más autentica ya que estoy bastante cansada de que todo el mundo se adapte a los occidentales…

zoco

En dos día es posible visitar Marrakech, ya que fuera del centro histórico hay hoteles 5 estrellas, campos de golf y casinos así que no hace falta salirse del centro histórico a no ser que se quiera ir a comprar un bolso de marca…Para comer hay muchísimas alternativas yo aconsejo comer cous cous y tajin, parrilladas de carne y probar algunas tortitas y dulces de los puestos del Souk. Otra peculiaridad es el te a la menta que está buenísimo, no se como lo hace pero tiene un sabor único y es posible tomar te a cualquier hora en todos lo restaurantes y bar, es como un rito, cuando quiere descansar un poso del caos de la ciudad te paras, te sientas y tomas un te.

Durante todo el tiempo estaréis rodeados de gente que, viendo que sois turistas, intenta llevaros a sitios o venderos algo. Incluso hay niños que se ponen a tu lado y lloran para que le des dinero. Hay que intentar ser fríos porque si no va ser imposible circular allí. Marrakech es una experiencia y hay que vivirla como tal sin planear demasiado y viviendo el momento. En el próximo post seguiré contando mi viaje por Marruecos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s